Elena Fernández

Tu periodista deportiva

Miralem Pjanic, verdugo del Real Madrid y candidato a crack mundial

Pjanic, verdugo del Madrid en Champions

Pjanic, verdugo del Madrid en Champions

El gol que Miralem Pjanic le endosó al Real Madrid en los octavos de final de la Liga de Campeones, y que significó la sexta eliminación consecutiva del equipo blanco en la máxima competición europea, colocó el nombre de este joven bosnio en la esfera internacional. Sin embargo, este jugador lleva tiempo brillando con luz propia y lleva a las espaldas una historia marcada por el trabajo y el afán de superación. ¿Queréis saber más sobre Pjanic?

(Esta noticia la escribí, el pasado 11 de diciembre, en Mercafutbol, web de OcioMedia dedicada a recoger los rumores y fichajes tanto a nivel nacional como internaciocional) en la sección dedicada a jóvenes promesas, a ver qué os parece…)

La explosión de Miralem Pjanic en la filas del Lyon no ha sido ninguna sorpresa, básicamente, porque esta joven estrella ya hizo las delicias de propios y extraños en las filas del Metz, club al que llegó con, tan sólo, 13 años y en el que ya desplegó la calidad, rapidez y técnica que le convierten en un excepcional mediapunta que, también, destaca desde la banda derecha.

Cuando Pjanic, por cierto, eligió al modesto Metz para dar sus primeros pasos futbolísticos muchos se preguntaron por qué no prefería probar fortuna en Bayern de Múnich, Liverpool o Ajax, clubes de mayor entidad que, también, estaban interesados en descubrir sus cualidades.

Pjanic fundamentó su decisión en varios motivos de peso, siendo el primero de ellos la proximidad de este club con Luxemburgo, lugar en el que vivía su familia. Esta ciudad les acogió cuando Pjanic era, tan sólo, un niño que apenas entendía las crueldades que puede entrañar una guerra, en este caso, la de Bosnia, que tuvo uno de sus puntos calientes en Zvornik, lugar en el que nació esta joven perla huída de su tierra.

El conflicto bélico, por tanto, supuso un antes y un después en la vida de Pjanic, siempre instruido por su padre, un atacante del FK Jedinstvo de la segunda división bosnia antes de estallar la guerra. De su progenitor heredó Pjanic su amor por el fútbol y, también, su interés por recalar en el prestigioso centro de formación del Metz, una fábrica de valores de la que han surgido jugadores como Robert Pirès, Emmanuel Adebayor o Louis Saha.

Buen precedente, sin duda, para elegir el lugar en el que empezar una carrera futbolística y gran acierto por parte de los padres de Pjanic, que no se dejaron tentar por destinos más atractivos confiando, plenamente, en la ley de que, en la vida, es mejor ir paso a paso. Y así fue como el pequeño Pjanic fue creciendo como persona y como jugador y como llegó el 17 de agosto de 2007, momento de su debut en del Metz.

El día de su estreno, frente al PSG, Pjanic tenía 17 años y muchas ganas de demostrar que podía convertirse en uno de los baluartes del equipo francés. El jugador cumplió, a la perfección, con sus pretensiones y pronto se convirtió en la pieza clave de un equipo que, inevitablemente, perdería, esa temporada, la 2007/08, la categoría. Fue un año nefasto para el Metz pero, paradójicamente, brillante para Pjanic que vería como grandes clubes de Europa se interesaban por hacerse con sus servicios.

Dos de ellos fueron Barcelona y Real Madrid, entidades que, finalmente, descartaron su incorporación, en el verano de 2008, al considerar que los 8 ‘kilos’ exigidos por el Metz eran excesivos. El desprecio de los dos colosos del fútbol español le vendría de perlas al Lyon que no se lo pensó dos veces a la hora de cerrar su incorporación.

Y vaya negocio que hicieron los galos, puesto que, ahora, tienen en sus filas a un jugador revalorizado que no hace más que dar alegrías al equipo y que, en caso de ser vendido, reportaría una cantidad económica muy superior a la invertida.

Si desea un cambio de aires (el Chelsea es uno de los clubes intersados en él), para el recuerdo del Lyon quedarán, ya, goles como el libre directo que logró frente al Debrecen en la segunda jornada de la fase de grupos de la presente Champions League o su facilidad para superar defensas inexpugnables, evidenciando que tiene descaro como para jugar, con la misma valentía, en Liga que en una competición europea de la talla de la Liga de Campeones.

Si a todo ello sumamos su elegancia o sus condiciones atléticas nos encontramos con un jugador que lleva escrito en la frente el nombre de crack y que está llamado a convertirse, también, en un pilar fundamental para la selección de Bosnia, a la que prefirió por encima de la de Luxemburgo o Francia.

El debut con la absoluta le llegó el 20 de agosto de 2008 y la única pena, sin duda, es que sus cualidades no vayan a apreciarse en el próximo Mundial de Sudáfrica, el que hubiera sido un escenario fantástico para demostrar al mundo de lo que es capaz…

Anuncios

12 marzo 2010 - Posted by | Fútbol | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: